miércoles, 21 de marzo de 2012

Día mundial de la Poesía

AIKIDO

para Carmen Codoñer


Estamos preparados
para sobreponemos.
Es un arte. Se aprende.
Está en nuestra memoria desde niños. Los juegos, los poemas,
las tardes traduciendo,
palabra por palabra,
las tragedias, el cruento
latín de historiadores.
Todo va al corazón y, transcurridas las décadas, se vuelve
serenidad. Y ahora
alguno de los textos
de los filósofos occidentales
que he leído estos días
me lleva hasta la fórmula
que con la reverencia
mutua se intercambian
discípulo y maestro en el aikido. Uno a otro se dicen:
Gracias por enseñarme.


Juan Antonio González Iglesias